INNOVACIÓN PÚBLICA EL APORTE DE LA VINCULACION TECNOLOGICA EN EL NORTE GRANDE

Comenzó en la ciudad de Resistencia la 15ª edición de “Redes de Gobierno y Ciudades Inteligentes - Norte Grande”. CEDyAT fue invitado a exponer. Las Tecnologías de Información y Comunicación no se detienen. Se encuentran tensionando las prácticas de las instituciones públicas tradicionales donde algunos procesos agonizan. Lo que antes tardaba años en cambiar, hoy se hace en pocos meses, afectando a gobiernos, ciudadanos, mercados, economías y países por igual.

La propuesta,  se desarrolló durante su primera jornada con un intenso programa en el Centro de Convenciones Gala, ofreciendo un valioso aporte por medio de las las distintas presentaciones que brindan una actualización de conocimientos, al dar conocer proyectos y servicios de última generación que contribuyen a la modernización de la gestión pública, suscitando así el desarrollo económico y social de las provincias de la región Norte Grande y el país.

En ese ámbito, Fabián Ruocco, Director Ejecutivo de CEDyAT y de VINTECAR 4.0 fue convocado a exponer en el panel "Polos Tecnológicos como aliados de la transformación 4.0".

"Los Polos Tecnológicos virtuales son plataformas de articulación del conocimiento con el sistema productivo para el fortalecimiento de la producción con base en la innovación. Mediante estas plataformas, el CEDyAT pone a disposición las capacidades institucionales orientadas a la consolidación de las cadenas de valor existentes y la incorporación de nuevas que amplíen su matriz productiva, preservando la sustentabilidad del sistema, priorizando la generación de empleos de calidad y complementándose con las estructuras ya existentes" manifestó el directivo ante un inmenso número de participantes, presentando cuatro ejes para el abordaje de esta realidad en la Argentina.

Cambio de Reglas

En ese sentido, resultado del impulso digital por internet derivado de las restricciones a la movilidad y el cierre o reducción de capacidad y horarios de los comercios físicos durante varios meses provocó que desde el sector público argentino se retomaran proyectos de digitalización que habían sido demorados, resistidos y hasta muchas veces cuestionados por diferentes intereses.

Luego de la Pandemia del Covid19, muchos comprendieron a fuerza de la realidad que la innovación pública, debe ser entendida como un motor de capacidades de políticas públicas en entornos cada vez más complejos y dinámicos y a la vez promotora, de nuevas relaciones entre el Estado aparato, el sector privado y la sociedad civil.

Salir del individualismo institucional y trabajar colaborativamente es sin dudas un cambio profundo, que ya está en curso, presentándonos algunas características inéditas: la velocidad, y los avances y transformaciones en el ámbito digital (ej. inteligencia artificial), físico (nuevos materiales) y biológico (bioingeniería), por lo que se constituye en una mutación de impactos sistémicos duraderos. De esta manera, el primer Polo Tecnológico Virtual de la Argentina, llamado Vintecar 4.0  se posiciona como una propuesta superadora emergente que intenta responder al agotamiento de los modelos tradicionales de la gestión local en un contexto de transformación digital acelerada.

Esta experiencia permite superar la fragmentación tecnológica brindando soluciones transformadoras que ayuden a construir el futuro digital para las organizaciones públicas, empresas y comunidades en Argentina. Según el pensamiento convencional, la iniciativa privada es capaz de conseguir un mayor desarrollo y por consiguiente una mayor prosperidad para todos y su capacidad para conseguirlo será mayor cuanto más libre esté de regulaciones e impuestos.

La pandemia nos demostró todo lo contrario. El rápido desarrollo de las vacunas contra la COVID-19, logrado en tiempo récord y subsidiado por un inmenso financiamiento de Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido, representa un gran triunfo de la pandemia. Los gobiernos se asociaron con las farmacéuticas, invirtieron miles de millones de dólares para conseguir las materias primas, financiaron ensayos clínicos y modernizaron las fábricas. Miles de millones de dólares más se comprometieron para la compra del producto terminado. Para luego distribuirlas y aplicarlas de manera gratuita a toda su población.

Las Unidades de Vinculación Tecnológica creemos que hay otras realidades que el ciudadano de a pie desconoce. Trabajar en red implica reducir costos. Eso significa no solo menores precios para el presupuesto fiscal, sino más y mejores opciones para el desarrollo sustentable del país.
Superar la política del empezar-detener

Los gobiernos de turno deben salir de la política errática acometida de empezar-detener. Los ejemplos que acabamos de describir nos reflejan lo que el complejo tecnológico, el académico, el Estado y el sector privado de manera colaborativa puede lograr. Se requiere ver el desarrollo de la I + D + I desde una óptica de posibilidad, potencial y creación, y no sobre una base de lo que se puede llegar a destruir.

En este contexto, el fenómeno de internet y las redes sociales produjo una deslocalización de los actores de esa innovación en el marco de la Ley 23,877: diferentes Unidades de Vinculación Tecnológica dispersas por todo el país, universidades, centros de gestión, expertos individuales, entre otros. Sus aportes generaron un marco de diseño colaborativo, orientado a la creación en políticas públicas, la apertura de los procesos y datos, la transparencia y la generación de nuevas ideas. Fue durante la Pandemia del Covid 19 fueron dos Asociaciones Civiles Sin Fines de Lucro – el CEDyAT y el FORO CyTP habilitadas como UVTs por el Poder Ejecutivo Nacional, las que convocaron a más de 50 instituciones del Sistema Nacional de Innovación, para formar el "Primer Polo Tecnológico Virtual de Argentina", conocido como VINTECAR 4.0, que dada su articulación federal por la Red están impactando en el incremento del valor público para la gestión de lo común en contextos de incertidumbre.

La condición para que se creen tecnologías innovadoras pasa por un Estado que adopte un papel activo pues la iniciativa privada no las desarrolla. El capital de riesgo, en realidad, no asume riesgos. Las empresas de capital de riesgo se limitan a entrar en las industrias cuando han superado las peores etapas, los famosos valles de la muerte, y esto solo es posible con el apoyo decidido y el liderazgo del Sector Público.

Por eso, los tecnólogos celebraron los avances en materia legislativa a nivel nacional, luego que el proyecto de Ley que incorpora modificaciones a la Ley N° 23.877 - o Ley de Promoción y Fomento de la Innovación Tecnológica -, obtuviera un dictamen favorable consensuado por el oficialismo y la oposición en la Cámara de Diputados.

El Estado Motor del Mercado Digital

Vintecar 4.0 rompió con la  mirada de la mayoría de los estereotipos sobre la génesis de la innovación y la tecnología en la Argentina. En especial, acabó con la idea de que la iniciativa privada es la única generadora de la innovación. Dado que el sector público es un jugador importante en materia de la digitalización.

La transformación digital es un viaje necesario que debemos encarar si tenemos alguna aspiración de fortalecimiento económico. La oportunidad no es un juego de suma cero. estamos atravesando cambios sin precedentes que impactan en todos los aspectos de la vida, y lo que hemos experimentado como país ha requerido que todos innovemos hacia nuevas formas de mantener nuestra economía y nuestras vidas intactas.

En este sentido, el Estado es una organización muy emprendedora del sector digital y la que asume inversiones de mayor riesgo: uno de los ejemplos es Arsat, que desde el año 2010, implementa la Red Federal de Fibra Óptica, incrementando la calidad y extensión de la banda ancha en todo el territorio nacional. Posee 34.500 kilómetros desplegados con su correspondiente soporte tecnológico y atraviesa más de 1000 localidades. También con la premisa de que la conectividad es una herramienta fundamental e indispensable para la comunidad, despliegan más de 1.540 Puntos WIFI, distribuidos en distintas rutas de 23 provincias del país. El objetivo es que las personas puedan comunicarse mientras se encuentran de viaje en las rutas de la Argentina, especialmente en zonas donde no hay ningún otro tipo de conectividad. Es por eso que instalan estas áreas WiFi al costado del camino, dispuestos con una distancia de 25 kilómetros uno del otro, y con un radio de cobertura superior a los 800 metros. De forma libre y gratuita, los spots pueden conectar hasta 100 personas en simultáneo.

Todos recordamos la emoción del Domingo 30 de Agosto a las 20:18 hs, cuando fue lanzado con éxito el Satélite Argentino SAOCOM® 1B, el cual brindará servicios clave para el sector del agro y aplicaciones en emergencias, entre otras. El SAOCOM® 1B fue desarrollado y construido por la CONAE con la participación de las empresas VENG e INVAP y organismos Nacionales como la CNEA, siendo fruto del trabajo y esfuerzo de más de 10 años del sistema científico tecnológico nacional.

También el caso de la Enacom que entrega tablets del Programa “Conectando con Vos”, impulsado por el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), que busca promover el acceso equitativo a dispositivos TIC con el objetivo de facilitar la inserción, la integración y el desarrollo social mediante el uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Ahora también nos invade de orgullo con el programa de Acceso al Espacio, re-impulsado en noviembre del año pasado, avanza en el desarrollo del proyecto Tronador II/III, con los que la CONAE planean poner en órbita satélites de hasta 750 kilos a una altura que irá de los 400 a los 700 kilómetros. A finales de 2023 probará el primer vehículo. Que dada la complejidad y el alto grado de interacción del desarrollo tecnológico de todas los componentes que forman el vehículo lanzador y su segmento terreno asociado, se requirió de varias experiencias de lanzamiento de vehículos experimentales para lograr la evolución actual y su segmento de tierra. Todo con inversión pública. Los países que progresan en el desarrollo de cualquier actividad son los que tienen la capacidad de aunar los esfuerzos de diferentes sectores. 



Impacto en los datos

En los próximos 10 años acudiremos a una explosión de datos a nivel mundial, dando lugar a otras innovaciones vinculadas a estrategias IT de múltiples nubes, dispositivos con inteligencia artificial y capacidades de aprendizaje automático que cambiarán la forma en que uno trabaja, en donde todo está conectado: sistemas, aplicaciones, servicios y personas. Sin embargo, producto de la pandemia que azota al mundo, el crecimiento de la economía digital en los países desarrollados ha alcanzado una brecha aún mayor en relación a los países emergentes, estableciéndolos nuevos escenarios digitales.

Con este avance exponencial de la integración de los diferentes canales físicos y virtuales, se vuelve posible recolectar una cantidad gigantesca de datos de los contribuyentes que antes hubiera sido inconcebible. La minería de datos utilizando técnicas con Inteligencia Artificial permite a la AFIP, la ANSES y el RENAPER personalizar las experiencias en los cruces de bases de datos optimizando los recursos financieros del Estado con función social. Esto permite diseñar nuevas propuestas (políticas públicas) para encauzar inversiones en el momento y lugar adecuados, generando mayor valor para la ciudadanía en general. Un mejor uso de los datos puede ayudar a los gobiernos a adaptarse a las tendencias más rápido y generar mejor información. Mas y mejores datos pueden ayudar a obtener mejores procesos, servicios más ágiles y eficientes, al igual que en aspectos de infraestructura más efectivos. Para lograr utilizar los datos en estas formas, es necesario contar con un buen equipo de tecnólogos pero sobre todo reunir suficiente información que pueda generar conclusiones útiles.

Lo paradójico, es que a la vez, reconocemos que Argentina ocupa un lugar de proveedor de productos con valor agregado en conocimiento y mano de obra barata altamente calificada. Revertir esas tendencias es un desafío estratégico y necesario para la búsqueda de un futuro diferente.

Las décadas de inversión gubernamental para crear la base científico tecnológica del país que ha propiciado el acceso y la conectividad de las TIC no ha generado un crecimiento “equitativo”. Es necesario diseñar formas que permitan distribuir los enormes beneficios que está generando este sector.

La idea de CEDYAT cambia la perspectiva para entender la producción pública; del enfoque técnico normativo, de matriz burocrática predominante —aún pese numerosas iniciativas de cambio— hacia un modelo de innovación basado en la colaboración intensiva entre los diferentes entes del sistema nacional de innovación.

Creo sin duda que un cuidadoso análisis con sectores que aparentemente no tienen ninguna relación, y dejando volar la imaginación un poco, nos permitirá entender mejor cuales pueden ser algunos de los impactos, beneficios y costos de este efecto para los próximos años.

Diseñar instituciones para que todos los agentes que asumen el riesgo del proceso innovador reciban una parte equilibrada del beneficio generado y revertir un sistema actual que es generador de desigualdad. Las verdaderas políticas de promoción de la innovación son aquellas que tienen la capacidad de recuperarse ante la adversidad para seguir proyectando un futuro positivo, de crecimiento y de bienestar para sus ciudadanos.

La Argentina se encuentra a mitad de camino, ante la gran posibilidad de posicionarse como referente en la región, apelando a los capacitados recursos humanos que son parte de nuestro capital; o bien fracasar en un nuevo intento de impulsar el desarrollo económico local.







Comentarios

Entradas populares de este blog

DONACION DEL CEDyAT A LA ESCUELA POPULAR DE LA VILLA 1114 DEL BAJO FLORES

VINCULACIÓN TECNOLÓGICA HORIZONTE PARA LAS NUEVAS GENERACIONES

NUEVO PROGRAMA DE VINCULACIÓN TECNOLÓGICA ENTRE ARGENTINA Y ESPAÑA